PROGRESIÓN DE LAS RELACIONES SEXUALES

La mecánica fisiológica de las relaciones sexuales puede considerarse como una técnica. Precisamente por eso, posiblemente la forma más adecuada para mantener contactos sexuales y llegar -si se desea- a la penetración, es realizar acercamientos progresivos que permitan la práctica y aprendizaje de estas técnicas. El éxito de cada paso permite acceder al siguiente de una forma controlada y relajada.

Una propuesta podría ser la siguiente:

1º- Conocimiento individual del propio cuerpo: zonas erógenas, tiempos de excitación, límites personales, prácticas sexuales que no gustan, zonas del cuerpo que se desean evitar, etc.

2º- Práctica individual de los métodos de protección ante ETS y embarazos no deseados.

3º- Contactos eróticos (besos, abrazos, masajes, caricias) excluyendo las zonas genitales.

4º- Contactos eróticos incluyendo las zonas genitales.

5º- Prácticas en pareja del uso de sistemas de protección ante ETS y embarazos no deseados.
Es preciso aclarar que aunque es fundamental practicar el uso de los métodos de prevención en pareja, la protección y la seguridad sexual es un tema individual. Cada persona ha de protegerse primero a sí misma, independientemente de la protección que pueda o quiera tomar su pareja. Es muy importante no delegar en ningún caso la protección en la pareja y tomar la iniciativa sobre este ámbito de la seguridad personal.

6º- Contactos sexuales con penetración.

El objetivo de esta progresión es comprobar que:
-La seguridad está garantizada (evitar riesgos y miedos).
-La comunicación, la ausencia de presiones, el consentimiento total y el control (se puede parar en cualquier momento a petición de cualquiera de los dos).
-Es posible llegar al orgasmo y a la satisfacción sexual tanto de forma individual como en pareja con otros métodos diferentes a la penetración.
-El no llegar a la penetración y/o al orgasmo no es necesariamente un fracaso ni individual ni de la pareja.

Los tiempos de cada paso son variables. No es conveniente establecer tiempos prefijados.
La tranquilidad que permite alcanzar de forma progresiva este nivel de madurez sexual permite el acercamiento a las relaciones sexuales de una forma natural, sin riesgos, tensiones o miedos innecesarios.
Para lograr esto, es obvio que hay que contar no solo con el conocimiento sino con la complicidad y la comunicación constante entre los miembros de la pareja.